• contactoweb@megamicro-ec.com
  • Quito - PBX: 3281288

5 razones para comprar CPU de décima generación

Para finales de 2019, en el mes de agosto para ser más exactos, Intel presentó sus procesadores de décima generación. Un evento relevante para la mayoría de los amantes de la tecnología y el hardware, pero que puede sonar menor para el comprador de a pie. Entre la avalancha de términos a tener en cuenta, es fácil confundirse y no entender qué quiere decir que la CPU sea de octava, novena o décima generación. Pero, para el comprador colombiano resulta relevante por una razón importante: en el mercado ya contamos con equipos con estos procesadores (aunque la creencia es que, al menos en temas de tecnología, somos los últimos que recibimos las cosas nuevas) gracias a Lenovo que fue el primer fabricante en traer equipos con procesadores Intel decima generación con graficos Intel Iris Plus al país.

 

Así, nos pareció prudente despejar algunas dudas sobre las CPU de décima generación, que pueden ser vitales al momento de que usted realice su compra de equipo. Después de todo, si va a realizar una actualización de computadora (necesaria, ahora que el teletrabajo es la norma y no la excepción) quizás una CPU de este tipo sea a lo que debe apuntar.

¿Cuál es la diferente entre la familia  y la generación del procesador?

Antes de entrar a explicar cuáles son las ventajas de un procesador de décima generación es necesario hacer una anotación muy importante para aclarar la confusión de muchos: ¿cuál es la diferencia entre la familia del procesador y la generación del procesador?

De manera sencilla, la familia de un procesador nos indica qué tan potente es. Los procesadores de Intel vienen en tres familias: I3 (la menos potente), I5 (potencia medio) e I7 (la más potente). Este indicador siempre lo encontrarán al inicio del nombre del procesador.

La generación, por otro lado, nos indica qué tan reciente o novedosa es la tecnología usada para crear y hacer funcionar el procesador. Los procesadores de octava generación (que son los más comunes, hoy en el mercado) datan de aproximadamente 2017-2018. Mientras que los procesadores de décima generación son de 2019-2020. Y esta diferencia de tan solo un año marca mejoras importantes en rendimiento.

Para entender esto mejor utilicemos como ejemplo el procesador del Lenovo S340: un Intel Core I5 1035UG4. Como su nombre lo indica es un procesador de la familia I5 (es decir, está pensado para sobresalir en computadores para tareas que no exijan el máximo rendimiento, como por ejemplo videojuegos de alto rango) y los números que vienen después indican que es de décima generación. Esto es importante porque, como veremos más adelante, hay cambios muy relevantes entre un procesador de décima generación y uno de octava, incluso si comparte la misma familia.

Por último, la U en 1035UG4 significa procesadores de bajo consumo para portátiles. Por otro lado, el G4  es la categoría de la tarjeta gráfica Integrada, pudiendo elegir entre G1 en Core i3, G4 en Core i5 y G7 en Core i7. Todas las tarjetas gráficas integradas en la décima generación de procesadores dan un gran salto en rendimiento frente la generación previa.

¿Pero entonces qué trae la décima generación?

Como mencionamos antes, la décima generación de procesadores Intel fue presentada en agosto del año pasado y trajo algunos cambios importantes que, por repetitivo que suene, traen mejoras al rendimiento de la computadora.

1: Procesadores con nueva arquitectura

La décima generación de procesadores es la primera que trae un cambio en la arquitectura, desde 2014. Intel cambió de un proceso de 14 nanómetros (nm) a 10nm en los procesadores de Ice Lake. Este es un elemento significativo, pues los separa de los procesadores de sexta, séptima, octava y novena generación. Lo que esto también significa es que la nueva generación viene equipada con la tecnología de gráficos Intel Iris Plus que, de acuerdo con el fabricante, duplica el desempeño.

2: Más efectivos con el uso de la energía

Una de las ventajas de la nueva arquitectura de 10nm es que usan el poder de manera más eficiente. Lo que esto significa, en especial en el caso de los computadores portátiles, un menor consumo de la batería y una mayor duración de la misma(y, como puede atestiguar cualquiera en estos días, cualquier minuto extra de energía cuenta).

3: Thunderbolt 3 y Wifi 6

Uno de las mejoras más significativas que tienen los procesadores de décima generación es la adición nativa de Thunderbolt 3 y Wifi 6. ¿Pero qué significa esto para el usuario? Comencemos por Thunderbolt 3. ¿Ha visto los puertos de entrada de su equipo, al que usualmente nos referimos como USB? Pues los computadores de última generación vienen con un puerto llamado Thunderbolt 3 que, entre otras cosas, permite transmitir datos con mayor velocidad (básicamente duplicando la velocidad de la anterior generación) Hasta el momento, los fabricantes tenían que integrar Thunderbolt 3 por separado del procesador, lo que era menos eficiente en términos de espacio y energía. Pero la décima generación lo trae de manera nativa, lo que supone un ahorro para el fabricante, equipos potencialmente más pequeños y con las soluciones de conectividad de última generación.

Algo similar aplicar para Wifi 6. Wifi 6 es una de las últimas generaciones en tecnología de conexiones inalámbricas. Para el usuario de a pie, lo que tener tecnología Wifi 6 significa conexiones más rápidas, estables, menor consumo de energía y otras ventajas invisibles, pero que suman. El hecho de que los procesadores de décima generación lo traigan significa que los fabricantes de computadoras pueden integrarlo en los equipos que presentan, ofreciendo desde sus diseños las mejores opciones que existen en términos de conexión.

4: Mayor soporte para AI

Muchas de las funciones hoy utilizan inteligencia artificial para optimizar la experiencia de los usuarios. Los procesadors de décima generación vienen con Deep Learning Boost, un set de instrucciones dedicadas, que tienen como función el ejecutar tareas de AI de manera mucho más eficiente al usar su capacidad de cálculo de redes neuronales en forma de cálculos de mayor precisión.

5: Mejor memoria

La última de las ventajas que traen los equipos con procesadores de décima generación está en una mayor memoria. Son procesadors con mayor capacidad de almacenamiento, lo que se traduce en una mejora en el procesamiento  de datos (relacionado con desempeño y consumo de energía). Tampoco podemos olvidar el hecho de que cuentan con soporte para PDDR4X RAM. Lo último, representa una mejora del 50% de ancho de memoria.

¿Qué tan costosas son las computadoras con procesador de décima generación?

Aunque los comparadores pueden ver un aumento, los equipos que se encuentran hoy en el mercado con una CPU de décima generación siguen teniendo precios accesibles, en especial si consideramos las ventajas antes mencionadas que los ponen por encima de los procesadores de octava generación (que es la más presente en los PC que actualmente se encuentran en el mercado).

Imágenes: Lenovo e Intel

https://www.enter.co/chips-bits/computadores/5-razones-para-comprar-cpu-de-decima-generacion/"Enter.co"

Buscar

Ciudades

Quito:
De las Anonas E9 - 119 y Los Jazmines
PBX: 3281288
Guayaquil:
Miguel Alcívar y Víctor Hugo Sicouret, Cdla. Guayaquil solar 20 y 21. PBX: 04 2294998. Fax: 04 2224987.

Cuenca:
Carlos G. Vintimilla 022 y Luis Sarmiento Teléfonos: 07 2889-337 / 07 2889-242 / 07 2889-026 / 07 2889-191
Ambato:
Los Dátiles y Av. Los Guaytambos. PBX: 032 426472.
Manta:
Ciudadela Universitaria Avenida Cuatro S/N y Avenida Seis esquina. Edificio The Trio Planta Baja Telf: 05 2452-739, 05 2452-759, 05 2452-822.